Cornellà

Ser la alternativa ideológica y generacional

La clave del éxito de cualquier proyecto político sea al nivel que sea es la constancia. No parece que, a estas alturas, esto represente un gran descubrimiento pero sí hay que ampliar el campo en el que hay que ser constantes. Debemos ser constantes en luchar por nuestros objetivos, en asegurar que nuestros medios para conseguirlos no se confunden y acaban por apoderarse de todo. Hay que ser constantes en la comunicación interna y externa, ser transparentes y hablar claro y sin rodeos.

Dedicamos el último año del mandato (con una ejecutiva profundamente renovada y un plan de trabajo escueto y centrado en el trabajo teórico) a armarnos ideológicamente para hacer frente a una realidad que nos es adversa como clase social y también como generación. Hemos establecido nuestra posición en aquellos temas que más preocupan a la ciudadanía.

En este nuevo mandato es necesario que usemos estas armas para salir de la trinchera y atacar al neoliberalismo que nos recorta y rescatar al PSC de su deriva. Es posible que se tenga por costumbre utilizar las palabras herramienta y postura en lugar de arma y trinchera en el lenguaje políticamente correcto pero lo cierto es que estamos delante de una lucha de clases que sólo se combatirá con decisión y con vehemencia.

Afortunadamente tenemos buenas armas, mucha munición y la constancia que nos caracteriza. Ahora sólo nos queda llevar la lucha al campo de batalla tanto dentro como fuera de nuestras sedes. Debemos influir a la Federación para que tome posiciones en los temas de máximo interés y así influir en la JSC a nivel nacional para que asuma los postulados que aprobamos en el último congreso, evitando así que caigan en saco roto.

Debemos influir lo máximo posible en el PSC-Cornellá y acercarlo lo máximo a nuestras tesis a partir de resoluciones en sus Asambleas y participación en sus órganos de decisión para defender aquello en lo que creemos.

Tenemos un objetivo claro: salir del atolladero por la izquierda asegurando la justicia social y la intervención democrática de la economía.

Como Primer Secretario me comprometo a ser el primero en salir de nuestra trinchera y dar la cara por nuestras ideas, eso sí, no puedo aseguraros llegar a la trinchera contraria si detrás no hay una organización bien armada y activa.

Manel Clavijo Losada