Cornellà

La frustración de un joven socialista

Ya hace dos días que pasaron las elecciones autonómicas de Catalunya. A estas alturas el Parlament de Catalunya ya tiene los resultados de qué partidos y qué personas de estos van a ocupar los escaño

Ya hace dos días que pasaron las elecciones autonómicas de Catalunya. A estas alturas el Parlament de Catalunya ya tiene los resultados de qué partidos y qué personas de estos van a ocupar los escaños. No hay duda que nosotros, los socialistas, hemos vuelto a salir mal parados. Era algo que ya sabíamos, pero a mí me hizo derramar alguna que otra lágrima. No podía aceptar la realidad. El golpe era demasiado duro como para soportarlo sin sentir rabia y frustración con lo que se mostraba ante mis ojos. Con lo que fuimos y ahora parece que estemos cayendo estrepitosamente por un pozo sin fondo.

Algunos han invitado a la reflexión de nuevo porque los resultados han vuelto a ser desastrosos. Creo firmemente que ya no es momento de reflexión. La reflexión la llevamos haciendo desde que el barco se empezó a hundir en 2010. Me atrevería a decir incluso que la reflexión ya está hecha. Es la misma que hemos hecho nosotros desde las JSC, al menos, y es la misma que la ciudadanía ha hecho y nos ha mostrado elecciones tras elecciones. Ésta es sin ninguna duda que hace falta un cambio porque la tercera vía, la que ha seguido nuestro partido durante todos estos años, ha muerto.

Muchos de los que se oponen a ese cambio pensarán que es muy fácil señalar el problema pero no encontrar una solución. También les digo que desde las JSC hace tiempo que se ha elaborado una solución para el momento en el que vivimos. A pesar de ello y no sin hacer uso del paternalismo que les caracteriza, se nos ha alegado de que lo que pedíamos era inviable. Es cierto, lo que pedimos es totalmente inviable. Pero seamos sinceros, es inviable si lo defienden las mismas personas que lo consideran inviable, y de eso se ha dado cuenta la ciudadanía.

Estamos ante un momento histórico en nuestro partido. Por primera vez en mucho tiempo, creo que tenemos el riesgo de desaparecer. Un riesgo que viene por la obstinación de los mismos que quieren continuar por el camino de la tercera vía, y que nos catalogan de idealistas y utópicos porque lo que proponemos para ellos es imposible. Yo no sé si es porque en estos años su ego ha aumentado hacia alturas estratosféricas, si quieren llevarse al partido con ellos o que es lo que pretenden. Sinceramente es una incógnita que corretea por mi cabeza, y por la cabeza de muchos socialistas. Tanto jóvenes como no tan jóvenes.

Por ello les pido que por favor dejen ya dar el paso. Que se aparten y vayan permitiendo que otros que si tienen una alternativa tomen el relevo. Sería lo mejor para ellos, y para nosotros. Yo valoro mucho el papel que han tenido durante todos estos años en el partido. No hace falta que desaparezcan de la vida del partido pues su experiencia es buena para todos. Pero que dejen de una vez que los que vienen detrás tengan la misma oportunidad que tuvieron ellos en el pasado.

Emilio Pérez Tamarit

Secretario de NNTT